[diseño web] [hacer paginas web] []
[Nacen Aita y las "Blancanieves" en Bilbao]
[Nacen Aita y las "Blancanieves" en Bilbao]
[nacen "Ternaskus" y Metro Bilbao]
[Nacen Aita y las "Blancanieves" en Bilbao]
[nacen "Ternaskus" y Metro Bilbao]
[El "Tren" para todos]
[]


Soy aficionado a los "Clasicos", me encanta la parte técnica e historica, y cacharrear con ellos. Soy Tecnico superior en automoción en los ratos libres. Me gusta analizarlo todo, buscar información y aprender.

Me gustan los coches desde que nací.

Un clásico incombustible, incluso en el siglo XXI.

El también conocido como 'Cuatro latas' fue uno de esos populares e incombustibles utilitarios del siglo pasado. Tanto era así que su producción se extendió desde 1961 hasta 1993.

Desde Mi Renault 4

Nuestros Coches Clasicos.

El Tren de Ternaskus

Esta marca ha sido de las más estables en el mercado español sin tener altibajos importantes, siendo siempre de las más vendidas. Creo tres sagas muy importantes y muy seguidas.

En la gama media alta:

podemos decir que empezó con el R6, al que siguieron R12, R18, R21 y Laguna.

En la gama media:

Del R8 al R7 (exclusivo para España), R9/11, R19 y después Mégane.

En la parte baja:

Empezamos en el R4 para pasar al R5, Supercinco y Clio hasta hoy.

En cuanto a industriales ligeros:

No nos podemos olvidar los derivados del R4 y la Express.

Renault también ha tenido modelos en la parte alta:

sin embargo, no han sido tan seguidos. Hay modelos que apenas hemos visto en España, como son los R16, R20 y R30.

El que más vimos fue el R25, al que le siguió el Safrane, aunque siempre de manera escasa. Renault nunca ha tenido éxito como marca para berlinas de representación en España. Tal vez la gran cantidad de Renault económicos por la calle han hecho que, incluso hasta hoy en día, sea difícil identificar a esta marca con modelos de representación.

Renault fue la 2ª marca en producirse en España.

En 1951 se fundó FASA Renault, que empezó sólo con el montaje de coches en 1953, y pasó a la fabricación total en 1955. La parte de Renault fue el 15% en el inicio y en 1965 llegó al 49,9%. La factoría se construyó en Valladolid, por ser una zona central y bien comunicada. El primer modelo en ser producido fue el 4/4: 4 plazas, 4 puertas y 4 CV fiscales en Francia, con motor y propulsión trasera. Después siguieron los conocidos como : Ondine, Dauphine, Gordini.

Citroën fue la 3ª en llegar

revolucionó el mercado de los vehículos industriales ligeros: 

la furgoneta AZU basada en el 2CV; fue montada en Vigo a partir de 1959.

El 2CV (vehículo muy ingenioso en su época) fue también montado en España, además hasta el año 1988. Este modelo fue diseñado para el entorno rural, la premisa de su diseño es que debería ser un vehículo capaz de llevar a dos personas y una carga de 50 kg en el maletero a 50 km/h por un camino rural sin romper una cesta de huevos, además de ser sencillo y económico. Al final de sus años fuera más utilizado en la ciudad que en el campo.

La marca ya se conocía por su Traction Avant o más conocido como 11 Ligero, pero fue el DS, aparecido en el 1955, el excepcional coche que puso a la vanguardia a la marca; su línea y tecnología fueron muy avanzadas para la época. Sin embargo, la gama estaba muy polarizada, Citröen disponía bien un automóvil de representación o bien un coche para granjeros. En 1961 apareció el Ami, aunque no tuvo gran éxito, entre otras cosas porque fue un derivado del 2CV y quedaba muy descolgado con respecto a la competencia.

El primer modelo medio:

El Citroën GS, un dos volúmenes muy aerodinámico con motor bóxer y suspensión hidroneumática. Con este modelo la marca tuvo su gama más equilibrada.

El DS fue sustituido por el CX, al estilo del GS pero más grande, potente y lujoso. Después del GS llegó el GSA y después el BX.

En los pequeños podemos decir:

que el 2CV no fue sustituido, apareció el LN/LNA, que después se convirtió en el Visa y ésta a su vez, en 1984, en el industrial C15, que ocupó el nicho de las antiguas furgonetas basadas en el 2CV.

Seat fue la 1ª

Fabricaba modelos con licencia Fiat, hasta el nombre de SEAT y su grafía se eligieron lo más parecido posible a la marca licenciataria. Ésta última sólo tenía el 6% del capital de la empresa a su fundación, en 1967 pasó al 36%.

La fábrica se construyó en la zona franca de Barcelona. En estos primeros años primaba la cantidad por encima de la calidad, e incluso del precio.

El primer vehículo en ser producido:

El SEAT 1400, en la época era una berlina de lujo.

El primer gran éxito de SEAT:

y todavía muy recordado hoy, fue el 600, aparecido en 1957; en Italia se presentó antes, en 1955. Era un todo atrás y cuyo maletero (delantero, por supuesto) compartía espacio con la batería y la rueda de repuesto, pese a ello, dentro de él cabía toda la familia y su equipaje. Fue el primer coche al que pudo acceder la clase media española. Le sucedió el 850, del mismo estilo, pero un poco más grande y mejorándolo en lo posible. En 1972 apareció el 127. Hubo también un modelo no Fiat basado en el 850 con aspecto de 127, era el 133.

En la gama media:

Apareció el 124 en 1968, que años después fue sustituido por el Ritmo.

En cuanto a la gama media alta:

Del 1500, pasamos al 132 y al 131.

En el año 1977, poco después de la crisis del petróleo y sólo un año después de la llegada del Fiesta, SEAT tuvo pérdidas por vez primera.

En 1981, Fiat cifró en más de 750 millones de euros -ajustando inflación- el dinero necesario para que SEAT volviera a ser rentable. Esta empresa estimó que era demasiado y dejó plantada a SEAT, recomprando sus acciones el INI. Parece ser que luego se arrepintió de salir de España y compró Pegaso (vehículos industriales) para integrarlos en su marca IVECO

SEAT empezó a buscar a otro socio a la vez que fabricaba modelos modificados de Fiat (Ronda, Málaga, Marbella) y otros propios con motor Porsche, el primer Ibiza.. Volkswagen compró finalmente a SEAT en 1986.

1982 SEAT fue el importador de Volkswagen y Audi, marcas muy poco conocidas en España en ese momento. Años más tarde Volkswagen invirtió una gran cantidad de dinero en la nueva fábrica de Martorell, inaugurada en 1993, aunque fue otro año de crisis en general y en particular para SEAT. La fábrica de Landaben, en origen de AUTHISA, y que compró SEAT, pasó a producir modelos de Volkswagen. Los modelos que me vienen a la mente son muchos, por parte de SEAT el Ibiza II y en adelante, Toledo, y la ilusión de ver que una marca vuelve a renacer.

Volkswagen no vendía en España oficialmente desde mediados de los sesenta. Todos los modelos eran muy extraños para nosotros. Los VW Polo y Passat/Santana eran espartanos, poco estéticos, pero muy duros. Y un Golf GTI (el primero que llegó fue el II) que se salía por todos los lados, además de tener un motor atmosférico 1.8 de 113 CV, se le podía poner todo el equipamiento imaginable, hasta ABS. Volkswagen ya no creó clientes de marca empezando por el modelo más pequeño, los creó a partir de cualquier modelo. También empezaron a aparecer los Audi, grandes y, extrañamente, tracción delantera. Eran difíciles de encasillar en ese momento.

El Mini también fue fabricado en España.

El problema de las ventas fue que sus primeras versiones eran muy lujosas, tenían interior de madera y asientos en piel además de motores entre 1 y 1.3 litros, prácticamente el doble que la competencia en una época en que se necesitaban coches económicos; además, la fiabilidad no acompañaba.

Lo que en esa época fue un problema, hoy es lo que define a el MINI: tamaño recortado, gran lujo y grandes cualidades ruteras. Esta empresa pasó a control de Leyland en 1969, y cerró finalmente en 1976, y la planta pasó a manos de SEAT. BMW se hizo con el control total de MINI a finales de los años 90, y esa historia ya la conocemos.

En Jaén, se creó en 1956 la fábrica de Santana, en la que se construían todoterrenos de la marca Land Rover.


Otras marcas que se construían en esas fechas eran Dodge y Simca

Ambas traídas por Eduardo Barreiros en su (envenenada) joint-venture con Chrysler, a la que accedió cuando tuvo problemas de liquidez en 1963. En el caso de los Dodge eran vehículos muy caros que tenían poca salida en la España, no era lo que se necesitaba en ese momento. En el caso de los Simca eran vehículos de origen francés de la clase media. Los modelos fabricados en la fábrica de Villaverde fueron el Simca 1000, cuatro puertas todo atrás, y el 1200, cinco puertas tracción y motor delanteros. Simca pasó sin pena ni gloria por el mercado español. Ambas marcas se fabricaron hasta 1977. En 1978, Peugeot compra los fallidos joint-venture de Chrysler con otras marcas europeas, desapareciendo Simca.Rover; se vendían pocos en cantidad, pero se consolidó en su sector.

Así es como llegamos a 1972, con tres empresas fabricantes de automóviles: SEAT (campeón nacional del gobierno), Renault y Citroën. Por fin se generó una industria auxiliar y de componentes válida. Por otro lado, al apoyar el gobierno a sus campeones nacionales, un constructor de turismos (SEAT) y a otro de vehículos industriales (Pegaso), dejó a la iniciativa privada en desventaja.

  

Con Ford, Opel y Volkswagen entramos en Europa

En 1972 se firmaron los decretos Ford. En realidad, el primer Ford español no fue el Fiesta, que salió el 18 de octubre del 76 de la factoría de Almusafes. En 1920 Ford instaló en Cádiz una línea de montaje de la que salieron los Ford de entonces, que eran los T. Luego, por ser deficiente la infraestructura industrial de la región gaditana para acometer el montaje de los Ford que venían de América, la cadena de montaje se trasladó a Barcelona, de donde saldrían, por ejemplo, los populares Y de 8 caballos. El Ford Fiesta al principio fue un extraño, no sabíamos si era americano o alemán, los primeros en comprarlo fueron unos temerarios o revolucionarios, dado el desconocimiento de la marca en España. El segundo apunte, es que, al igual que SEAT, Renault y, en menor medida, Citroën, creó nuevos clientes de marca. Muchos de los compradores del Fiesta quedaron muy contentos con el coche y repitieron marca con otros modelos. Fue muy habitual pasar del Fiesta al Escort (ahora tiene otro significado esa palabra) y de éste al Sierra. En 1976 salió el primer modelo de la fábrica.

Pocos años después, y ya con la democracia, General Motors buscó también un acuerdo con condiciones similares. Estableció su fábrica en Figueruelas, Zaragoza, en vez de Cádiz o Ferrol, que era donde pedía el Gobierno. Por ese motivo GM perdió gran parte de las ayudas. Comenzó a producir el Opel Corsa en 1983; otra marca más a España que empieza por abajo. De nuevo hubo clientes de marca empezando por el Corsa y luego pasando por toda la gama. El modelo siguiente fue el Kadett, modelo con un aspecto muy moderno por esa línea tan aerodinámica. Para nosotros era nuevo, aunque realmente era la quinta serie del mismo.

El Corsa 1.0 y el Kadett GSI, que en 1988 se le añadió una culata de 16 válvulas, solución poco vista entonces. El sucesor del Kadett fue el Astra. Por encima vimos el Ascona y en poco tiempo fue cambiado por el Vectra, con su cupé Calibra. También hubo una berlina de representación que funcionó bien, el Omega. Tuvo muchas versiones, incluso una preparada por Lotus.

En estos años también entra Peugeot tras comprar Citroën, que encadenó varios fracasos (comerciales, que no tecnológicos) seguidos por su gama desigual. El fabricante francés más original fue comprado por el más conservador, esto hizo perder gran parte de su identidad que está intentando recuperar hoy en día con la marca DS. Las compras de las marcas absorbidas por Chrysler y de la propia Citroën dejaron a Peugeot en números rojos. De esta marca nos llegaron el 505 y, en menor medida el 604, y el 205, utilitario que dejó esos números en negro.

Durante estos años todavía tenía cuota de importación en España, después llegarían el 405 que fue sutituido por

Nuestro Peugeot 406 en 1995


y el 605. De esta época rescato el 205 GTX que era el mayor competidor del Supercinco, también GTX. Un escalón por arriba teníamos Renault Copa Turbo y el más raro de ver 205 GTI.

Citroën, ya formando parte de PSA, se especializó en modelos económicos, en el segmento E. El CX fue sustituido muy tarde por el incomprendido XM y después por el también escaso C6. El GS se actualizó al GSA y después se creó el BX a medio camino entre el C y el D. Su sucesor, el Xantia, ya era del segmento D en pleno y fue sustituido por el C5, el que será el último Citroën en utilizar suspensión hidroneumática. En el segmento C aparece el ZX en 1991.

Las tres primeras marcas en producirse de manera masiva en España fueron SEAT, Renault y Citröen.

En esta lista os vamos a ir mostrando los clasicos desde el año 1961 al 1995  y que  podeis ver y disfrutar en las multiples concentraciones de estos vehiculos que se celebran por todo el país, gracias a la contribución de esas personas y entidades que con su esmero y dedicación hacen posible que estos coches vivan su segunda juventud.

No dejes de seguir "Nuestro Tren"